NOVEDADES Y ARTÍCULOS

30

marzo

La enfermedad de las encías; causas y síntomas.

La enfermedad de las encías, o la enfermedad periodontal, es la inflamación de la encía y en casos graves puede avanzar hasta afectar al hueso que rodea y sostiene la dentadura y la principal causa de esta enfermedad suele ser la placa bacteriana que se deposita alrededor de los dientes.

La higiene diaria, incluyendo un cepillado apropiado y el uso de hilo dental, es necesaria para prevenir la acumulación de placa. Si esta placa no es eliminada correctamente causa acumulaciones que forman el sarro y que el paciente ya no puede eliminar, siendo necesaria la intervención de un dentista profesional y llevar a cabo una sesión de limpieza bucal.

Si la placa o el sarro no son eliminados periódicamente, las encías pueden inflamarse y sangrar, y en los casos más extremos puede incluso darse la pérdida de hueso en los dientes. Además, una pérdida considerable de hueso, puede provocar que los dientes se muevan generando un dolor intenso en el paciente y haciendo necesaria la extracción de las piezas cercanas a la zona afectada.

 

¿Qué es la gingivitis?
Es la primera etapa de la enfermedad y consiste en la inflamación de las encías provocada por la acumulación de la placa en los dientes, que al no ser eliminada con el uso diario del cepillo o el uso diario del hilo dental, producen toxinas que irritan el tejido gingival.

En esta primera etapa de la enfermedad, el daño puede revertirse, ya que el hueso y el tejido conectivo que sostiene los dientes todavía no han sido afectados.

 

¿Qué es la periodontitis?
Es la segunda etapa de la enfermedad, en la que el hueso y las fibras que sostienen los dientes sufren graves daños, muchas veces irreversibles.

Se forma una bolsa debajo del borde de las encías, donde quedan atrapados los alimentos y la placa, siendo en este caso necesario un tratamiento más agresivo de higiene dental y una mayor atención en la limpieza por parte del paciente.

Cuando la periodontitis está ya muy avanzada se destruyen las fibras y el hueso que sostiene los dientes, lo que hace que los dientes se desplacen y se aflojen, causando dolores severos,  sangrado de encías e incluso viéndose afectada la mordida.

Pueden darse casos en los que incluso con el correcto tratamiento, el paciente sufra la perdida de una o varias piezas dentales.

 

¿Qué síntomas tiene?
Las encías están enrojecidas, inflamadas o sensibles. Hay sangrado al cepillarse o utilizar el hilo dental.
Los dientes parecen más largos porque las encías se han retraído y se ven las raíces. Se perciben cambios en el modo en que cierran los dientes al morder. Puede haber salida de pus entre los dientes y las encías.
Se percibe constantemente, la presencia de mal aliento o mal sabor de boca.

 

¿Qué consecuencias tiene la periodontitis?
Debido las perdida de la encía, o del hueso, los dientes se ven más largos y los espacios entre los dientes son mayores, por lo que se dificulta la limpieza y es necesario la sustitución de la seda dental por cepillos interdentales. Al quedar expuesta la raíz de los dientes, estos pueden verse afectados por sensibilidad al frio y al calor siendo en algunos casos necesaria una endodoncia.

Además, el hueso y la encía perdida no se puede recuperar por lo que la estética de los dientes queda gravemente dañada.

 

Tratamiento
En las primeras etapas de la enfermedad, la higiene profesional y el riguroso control de la placa a base de un correcto cepillado y el huso de hilo dental controlan el problema. Una buena salud bucal siempre ayuda a evitar su reaparición.

Una limpieza profesional meticulosa llevada a cabo por el dentista o el higienista es el único y más seguro modo de eliminar la acumulación de placa que se ha endurecido y convertido en sarro.

Su dentista o higienista limpiara sus dientes para eliminar el sarro por encima y por debajo del borde de la encía. Si su afección es más grave, quizá lleve a cabo un procedimiento de alisado de las raíces (El alisado radicular ayuda a eliminar las irregularidades de las raíces dentales; dificultando el depósito de la placa.)

Mediante la programación de revisiones periódicas, la enfermedad de las encías en sus primeras etapas puede tratarse, antes de que se transforme en problema más serio. Si la enfermedad se encuentra ya en un estado más avanzado, necesitará una valoración profesional específica y avanzada.

 

 

No hay comentarios

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *